malale (malale) wrote,
malale
malale

  • Location:
  • Mood:
  • Music:

Reto "Cliché"

¡¿Algún día publicaré un reto de la dotación sin prisas, por Dios?! Pero esta vez mi excusa es decente. En mi piso en Granada el otro día tuvo una gotera como una CATARATA, porque a la casa de arriba (que está vacía) se le reventó una cañería. Tuve que mover todas mis cosas al salón, porque mientras los bomberos se decidían a venir o no (que estuvieron mamoneando de 4 a 6 de la mañana) la gotera que empezó en un cuarto (vacío) acabó en tres, el mío incluido. (Por suerte en mi cuarto fue pequeñita y apenas se me mojó la colcha)

Y sólo llevó tres días en Granada... Si es que lo que no me pasé a mí...

Dotación Anual de Crack

Comunidad: crack_and_roll
Reto: Cliché ("No eres tú, soy yo")
Fandom: Katekyo Hitman Reborn
Claim: Gokudera/Tsuna (5927). Tsuna/Kyoko implícito.
Palabras: 1.158
Título: No es por que seas un jefe mafioso.
Summary: Kyoko ha dejado a Tsuna. Pero no ha sido porque él sea un capo de la mafia, ni por toda la violencia que rodea a la familia Vongola. Es que ella no puede con ese tipo de vida.
Advertencias: Shonen-ai muy subtextual (la típica devoción de Gokudera). OoC

No es porque seas un jefe mafioso.

 

Tsunayoshi Sawada, décimo capo de la familia Vongola, no está pasando su mejor momento.

 

Cualquiera puede pensar que cuando tuvo que enfrentar a Byakuran y los Millefiore lo pasó mal. Y tendría razón. Pero esto es, al parecer, mucho, muchísimo peor.

-¡Kyoko me ha dejado!

-Deja de llorar, Dame-Tsuna.- Replica Reborn, impertérrito. El bebé nunca parecía alterado.

-Vamos, vamos, Tsuna- Yamamoto se acerca al escritorio del joven jefe, dándole una palmada de ánimo en el hombro. Su amigo llevaba tres días así, hundido en la depresión y el llanto. Y si estaba ahora mismo en el despacho es porque el Arcobaleno, perdiendo su paciencia, lo sacó de la cama a rastras. Aunque trabajar lo que se dice trabajar no está haciéndolo.

-¡Décimo!- Gokudera irrumpie por la puerta como un tornado, con una taza en las manos. –¡Le he preparado un té! Tómeselo, por favor.

 

Lo deja al lado de Tsuna, que tiene la cara enterrada entre los brazos. Hace un amago de acariciarle la cabeza, pero parece arrepentirse y opta mejor por guardársela en el bolsillo de la chaqueta.

-¡No puedo animarme!- Solloza levantando la cabeza un poco. –Ella… ella se ha ido. Me… me dijo que no era por mí, que era por ella. Que no podía llevar esta vida. Que no estaba hecha para la mafia, que no soportaba las peleas y los ataques y los intentos de asesinatos…

-Ya, ya, décimo- Gokudera le pone la taza en la manos, instándole a beber. Tsuna lo hace, tragándoselo de golpe y devolviéndosela.

-¡¿Pero como no iba a ser por mí?!- Grita, sin cambiar el tren argumental de su discurso. –¡Yo soy el jefe de una familia de mafiosos! ¡Yo soy el que pelea con locos psicópatas cada semana! Todo ha… snif… ha sido demasiado para ella. Kyoko es demasiado… dulce para toda esta violencia. ¡Y ha sido tan considerada que se ha echado la culpa para que no me sintiera mal! ¡Pero el que lo ha fastidiado todo he sido yo!

-Tsuna, no debes de sentirte culpable- Dice Yamamoto por tercera vez ese día. –Las cosas no han salido como queríais. Simplemente no ha funcionado.

-¡Y todo porque he estado al frente de esta familia! He perdido a Kyoko por la mafia. ¡Odio ser un capo!

 

El golpe de una taza destrozándose contra el suelo llama la atención de todos. Gokudera está de pie, muy serio, sin importarles los trozos de cerámica repartidos alrededor de sus zapatos italianos.

-No diga eso.- Su voz no suena como una petición, sino como una exigencia. –Usted ha mantenido a la familia unida en los peores momentos. Se ha encargado de protegernos de los enemigos y desde que está al mando no ha habido bajas. Hemos entablado más lazos con otras familias, las relaciones se han fortalecido y los negocios prosperan. Usted nos ha mantenido a salvo y si no es capaz de apreciarlo es que tampoco nos aprecia lo suficiente.

Tsuna parpadea incrédulo. Gokudera parece molesto y es la primera que cree verlo molesto con él en los doce años que se conocían.

-Gokudera-kun, yo… todo lo que he hecho ha sido porque era necesario, pero no ha sido nada excepcional… En realidad…

-Usted ha aceptado a todos y cada uno de los miembros de esta familia y le ha dado un hogar y una vida. Vivimos por usted. Y si odia lo que hace, nos odia a nosotros.

 

Y después de hablar, da la vuelta para salir por el pasillo.

-Woh- Yamamoto silba, sorprendido. –Nunca había visto a Gokudera enfadado contigo.

-Pero… no lo entiendo. ¿Por qué se ha puesto así?

-Gokudera no fue aceptado en ningún lugar hasta que se encontró con los Vongola, pero realmente no perteneció a la famiglia hasta llegaste tú, Tsuna. Al igual que muchos otros de nuestros compañeros. No desvalores el amor que te tienen por ser su capo.- Dice Reborn, con su tono neutro. Luego pega un salto para bajar del escritorio y se marcha de la habitación.

 

Tsuna se queda en silencio, dejando de llorar por primera vez en tres días.

-Creo que debería hablar con Gokudera-kun.

-Sí, sería lo mejor- Contesta Yamamoto. Pero ya estaba hablándole al aire.

 

[-----------------------]

 

Hayato Gokudera se encontra bastante arrepentido. Dando vueltas de un lado a otro de uno de los pasillos de la mansión, no para de auto-flagelarse por su horrible comportamiento. ¡¿Cómo había tenido la terrible desfachatez de faltarse el respeto al Décimo?! Merecía ser expulsado de la familia. Merecía que le quitaran el título de Guardián de la Tormenta. Merecía que lo liquidaran en un callejón con tres disparos a bocajarro en el pecho y que lo tiraran a un río con cemento en los pies para que se lo comieran los peces y…

-¡Gokudera-kun!

-¡Décimo!- Salta sorprendido, no esperando verlo. Pero enseguida reacciona. –¡Lo siento, lo siento mucho!

 

Gokudera no espera a que Tsuna llegue hasta él y se tira al suelo de rodillas, pegando la frente a las frías baldosas.

-Gokudera-kun, no es necesario… Por favor, levántate…- Tsuna lo agarra de un brazo y consigue, con esfuerzo, que se incorporé. Parece terriblemente arrepentido. –Tenías la razón en todo lo que dijiste. Yo… no he sabido apreciar lo que hago.

-¡Pero no debería de haber sido tan irrespetuoso y…!

-Gokudera-kun, basta. Soy yo quien debería pedirte perdón. Es sólo que… desde que Kyoko se fue me siento como si todo lo que he hecho está mal. Al fin y al cabo mi único objetivo en años fue estar con ella. Y cuando lo conseguí, había más cosas y… al final he acabo… perdiéndola.

-Décimo…- El guardián se debate, pero al final decide saltarse el protocolo sujetando a Tsuna por los hombros, en una señal de apoyo. –Todos apreciábamos a Kyoko. Pero ella no puede ser alguien que no es ni usted tampoco. Si ella se ha ido porque es el Décimo capo de la Famiglia Vongola, entonces sí, su relación ha terminado por usted y no por ella. Pero eso no es su culpa. Nadie tiene la culpa de ser como es.

 

Tsuna lo mira, acongojado. Es la primera vez en esos tristes días que alguien le pone la responsabilidad encima para luego quitársela de un plumazo. El resto de la gente había intentado ocultar la verdad bajo la alfombra o simplemente ignorándola. Gokudera se la ha puesto en las manos, ha hecho que la mirará para después llevársela.

 

Y Tsuna se siente increíblemente… liberado. Como si ahora que todo ha sido asumido, pudiera ir hacia delante. Será triste, por supuesto, pero mejor que quedarse hundido y miserable llorando.

-¿Crees que… no me he equivocado?- Pregunta.

-Creo que siempre hace lo que debe, Décimo. Por eso le sigo fielmente. Y estoy seguro de que Kyoko también lo creé y no está molesta con usted. Porque usted siempre ha actuado con el corazón y por eso nadie puede culparle.

 

Entonces, también por primera vez en tres días, Tsunayoshi Sawada sonríe.

 

End

      


El fic está beteado por mí, así que pido disculpas desde ya por las aberraciones escritas y que no he notado. Me ha quedado bastante moñas ¡¡Y yo quería que fuera gracioso!! La vida no es justa *Llora*

Pero por otro lado me alegro de haber hecho algo GokuTsuna, ya que hay tan pocos de ellos ¡¡Y Gokudera está enamorado de su décimo, joder!!

Por cierto, la contraparte de este fic, que es bastante más angst, lo hice como drabble para el Drabblethon. Es un Haru/Kyoko y podéis leerlo aquí.

PD:
Un millón de gracias a Mei por dejarme su internete *La achucha*

PD2: He editado el fic de pasado a presente porque me equivoqué con las reglas del reto. Para tenerlo bien aunque no tenga el ticket.
Tags: claim: gokudera/tsuna (5927), comunidad: crack&roll, fandom: katekyo hitman reborn, fanfic
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 4 comments