malale (malale) wrote,
malale
malale

Reto "Lluvia"


¡Asfg! Mañana me voy a hacer mi segundo examen de recuperación, creí que no me daría tiempo a subir este reto (Debería de estar estudiando U_U)

Dotación anual de Crack

Comunidad: crack_and_roll 
Reto: Lluvia
Fandom: Powder; "Pura energía" (Típica peli de sobremesa de los domingos en la 1, no me digáis que no la conoceis que la repiten todos los años XDD Para mas info, AQUÍ)
Claim: John/Mitch
Palabras: 1.998 (Y me ha costado el ciento y la madre no pasarme del máximo)
Título: Recuerdos que trae la lluvía.
Summary: "A John la lluvía no le gusta. Pero a mi me recuerda a Reed"
Advertencias: Aparte de Spoilers del final de la peli, ninguna T_T Iba a ser Shonen Ai, lo juro, pero la falta de espacio me hizo recortar tanto que parece una sana amistad sin forma alguna de malinterpretación. *Se avergüenza de si misma*


Recuerdos que trae la lluvia

 

Comenzó a llover antes de que pudiéramos alcanzar a resguardarnos. Fue intenso y totalmente repentino, como si rajaran las nubes con una navaja y descargaran toda su agua sobre el pueblo. Habíamos salido del centro para comprar tabaco y nos pilló en el camino de vuelta, así que nos refugiamos bajo el tejado de la gasolinera cercana a la carretera.

 

John sacó un cigarro y se puso a fumar taciturno, muy callado, como siempre que llovía. Desde el día del “incidente” no le gustaba la lluvia, mucho menos cuando caía de esta forma, como una ducha a presión. Supongo que le traerá malos recuerdos, aunque John nunca ha hablado de eso y nadie, mucho menos yo, hemos tenido el valor para preguntarle. Pero supongo que no fue muy agradable… bueno, morirse.

 

A mí en cambio si me gusta la lluvia. Aunque ese día fue bastante aterrador y extraño, y debería de asociar todo eso con las tormentas, lo cierto es que suelo acordarme del tío raro de Reed. La gente aun habla de él, de sus extraños poderes y de cómo murió. Bueno, la señora Caldwell dijo que había desaparecido, que se había ido con un rayo, y yo me creo más su versión. Pero el resto no.

Me daba pena Reed, no era mala persona. No tenía ni una pizca de maldad, pero era demasiado diferente para poder vivir aquí. Quiero pensar que se fue a un sitio donde iba a estar mejor.

-Mitch, ¿Por qué sonríes como un gilipollas?- Me preguntó John, sacándome de mis pensamientos. Me había sentado en el suelo en un intento de darme calor a mi mismo, ya que estaba calado hasta los huesos, por lo que tenía que levantar la cabeza para mirarlo.

-Por nada. Me gusta la lluvia.- Contesté, girando de nuevo la cara hacia la carretera. El ruido de las gotas rompiéndose contra el asfalto es lo único que se oía. John lanzó un gruñido desde el fondo de la garganta y me miró mal.

-¿Cómo puede gustarte esto?- Rumió, metiendo las manos en los bolsillos. –Hace un frío del carajo. Siempre tan rarito, Mitch. No sé porque me junto contigo.

-Sí que lo sabes. Porque a mi lado tu mierda parece mejor.

 

John me miró con sorpresa, en silencio, seguramente sin saber que contestar. Yo volví a mirar a la carretera, pero esta vez sin sonreír.

 

Cuando llegué al centro tenía catorce años y parecía que tenía doce. Era carne de cañón para los chicos duros, por lo que intenté pasar desapercibido. Reírme si alguien me llamaba canijo o me ponía la zancadilla. Tomármelo todo con filosofía y así, como mucho, les parecería un pringado o un payaso. No un saco de boxeo.

Pero un día, cuando estaba solo en los dormitorios, John llegó. Creí que venía a reírse un rato de mí.

Ojala hubiera sido eso.

 

-He escuchado a Caldwell hablar de ti en su despacho. Sé lo que te hacía tu viejo.

 

Estaba prácticamente seguro de que me puse verde. No pude ni reír ni hacer como si no supiera de que me hablaba, porque el mundo se me vino encima. Creo que hasta deje de respirar.

 

Mi padre era un cabrón. Desde que murió mi madre, cuando tenía ocho, me quedé solo con él. Era todo órdenes. Cuando y como yo digo. Limpia la cocina, friega el suelo, ponte de rodillas en la cama…

 

Me hizo cosas que un niño no tendría ni que conocer. Y que John lo supiera (que cualquier chico del centro lo supiera, en realidad) era la peor pesadilla que se me pudiera ocurrir. No sabía que iba a hacer. ¿Insultarme? ¿Contárselo a todos? Cualquier alternativa me parecía espantosa. Siempre quise que eso fuera mi oscuro secreto; que nadie pudiera averiguar.

-No diré nada- Dijo entonces. Las rodillas me temblaron, quizás de alivio. John se tumbó en la cama y se puso a leer uno de sus cómics y yo me quedé ahí, paralizado, sin entender a que había venido todo eso. A partir de ese día fui parte de la pandilla de John, aunque era más como el payaso del grupo. Pero nadie se volvió a meter conmigo y me protegían del resto de chicos.

 

No hablaba de ello, nunca. Aunque había veces, en las que John y yo estábamos solos y él estaba haciendo alguna gilipollez de las suyas y yo intentando que lo dejara. Entonces John me lo soltaba, como un puñetazo con la guardia baja.

Vete a chupársela a tu viejo, Mitch, y deja de joder

Y yo me quedaba quieto, callado, y dejaba que hiciera lo que le daba la gana. Era como si saber mi pasado le diera poder sobre mí. Y me hacia preguntarme, si yo era tan asqueroso y estaba tan manchado… ¿por qué seguía estando conmigo?

 

No fue hasta que Jeremy Reed desveló el pasado de John y las palizas que le daba su padrastro, que no pude comprenderlo.

No importa si eras un debilucho incapaz de protegerte a ti mismo de una paliza. Es mucho mejor que ser un crío cuyo padre se mete en su cama.

 

La lluvia no amainaba y la situación después de mi comentario se había quedado bastante tensa. Estaba planteándome la alternativa de largarme bajo ese torrente de agua y coger una neumonía, cuando John volvió a hablar.

-Mitch, eres mi amigo porque siempre me pareció que estabas tan jodido como yo. –No me miraba a la cara, volvía a estar entretenido encendiéndose otro cigarro. –Sólo que tú si podías ser una buena persona a pesar de todo. Pensé que quizás… se me pegara algo. Aunque no fue así.

 

Me quedé en silencio durante un rato, sorprendido ante la sinceridad de John. Todo se había vuelto muy incómodo, así que opté por la mejor estrategia que tenemos los tíos.

Cambiar de tema.

-Creo que parará dentro de un par de horas. –Dije refiriéndome a la lluvia.

-Sí, no habrá tormenta.- Dio una calada a su cigarro y soltó el humo en un suspiro –Me hubiera gustado pedirle perdón a Reed. Cuando llueve me acuerdo de él y… bueno, creo que si yo no hubiera hecho eso el día de la tormenta, él no hubiera tenido que irse.

-Está mejor donde fue, estoy seguro- Le contesté.

-Yo fui un capullo y él… me salvó.

-Ya… Pero estoy seguro de que no te guardó ningún rencor.

-¿Por qué lo sabes?

-Porque yo tampoco te lo guardo, John. Porque te entiendo y te perdono.

 

Me miró y, por primera vez, me pareció verlo avergonzado. El resto del tiempo nos quedamos en silencio, dándole caladas a un cigarro de vez en cuando. Cuando la lluvia dejó de ser tan intensa, salimos pitando para el centro. Intentamos darnos toda la prisa que pudimos, pero nos castigaron igualmente por habernos ido sin permiso.

 

John y yo no volvimos a hablar de lo que pasó en esa vieja gasolinera bajo el resguardo de la lluvia. Pero sé que, a partir de ese día, algo cambió. Ya no éramos el matón y el payaso. Nos volvimos más a lo que los amigos son.

Alguien en quien puedes confiar.

 

End


 



 Toda esta... pollada nació porque estaba super aburrida un día, pasando mis apuntes de clínica infantil a límpio y pensando que pareja elegir para el último reto de la Dotación, cuando echarón esta peli por la tele. Siempre la había visto a pedazos, así que me sente a verla con mi madre (y mis apuntes) y me gustó muchisimo, porque a pesar de sus pequeños cliches (el chico rarito que es super bueno en el pueblo de paletos, el típico matón, el profe guay...) tiene un final bastante original y un trasfondo que te hace pensar, más allá de la incomprensión, de si las personas estamso preparadas o no para ciertos cambios.

Total, que segía con la cabeza dandole vueltas a la peli, y como mi mente yaoista está siemrpe perenne y activa, me di cuenta de que me habían molado estos dos, sobre todo Mitch, que es tipico buenazo algo tonto y de buen corazón que todo Dios se pasa por el forro. Y em dije, oye, ¿por qué no hacer el fic de ellos?

La idea original era mucho más oscura y triste, pero por falta de tiempo (no pude ponerme a escribir cuando quería por los estúdios) y el límite de palabras, se quedó en esto. No estoy demasiado contenta con el resultado, pero lo hice de forma bastante experimental, así que no voy a complicar la vida ;)

PD: ¡He cambiado todas mis imagenes de usuario! No estoy muy convencida con todas, pero tenía ganas de cambiar un poquito. Ahora tengo imagenes de casi todas mis OTP *ILU*
Tags: claim: john/mitch, comunidad: crack&roll, fandom: powder, fanfic
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 6 comments